jueves, 10 de enero de 2008

Para presumir de amigos y poetas (II)


(EDWIN, VUELVE QUE TE PERDONAMOS)


PLISH, PLASH, PLOCK


Da vueltas, cabriolas, sube, se envuelve y baja, se hace densa, muy pequeña y obscena, al fondo de un precipicio abre los brazos y nos abre, nos parte, a mí, a los dos, a los tres: un dos tres; se adereza con la luz del ojo ciego y un tambor de piel de corazón seco, con el frío de un veraneante abandonado en la nieve, balancea sus manos de papel por encima de las olas, pero él cae de un lado a otro arañando paredes, dejando la espalda rellena de gritos doblados, perdiendo piernas en el suelo; una inseguridad eléctrica, atómica y celular, tirita y lo empuja a sentir un poco lo que no siente, entrar en un laberinto de espejos afilados que se van cerrando, que lo van abriendo.
Por los besos,

por el temblor,

por lo que queda y pasa,


las pieles se revuelven y chillan suavemente,

convulsionan en callejones llenos de luz negra.


Siete patos rojos forman ochos en un lago verde.
Mi lugar favorito es la madrugada.

Mi momento favorito es la mirada.


(Una anciana que pasea me saluda y sonríe)

2 comentarios:

Leo Zelada Grajeda dijo...

Veo que la Maria en Barcelona esta en su punto. Un abrazo causita.

e dijo...

Gracias Carlos, joder serás kbrón, esto lo haces pa´ emborracharme en Madrid, pero (vaya puta mierda de palabra, pero -ahí está otra vez- qué le vamos a hacer...)por ahora el querer y poder van separados como un buen par de piernas, o como los mondadientes, todavía no me saco nada con ese truco, bueno... de qué truco estoy hablando?...

un beso debajo del pañuelo!