sábado, 12 de enero de 2008

Confieso que habíamos bebido

Viernes 11 de enero de 2008. BUKOWSKI CLUB. Madrid. Escandar Algeeet y el que suscribe, un mes más tarde de lo previsto, nos enfrentamos al asunto de poner en escena el recital del ciclo Poesía 2 x 1, bajo el premonitorio título de Confieso que he bebido. Un mano a mano de poemas sobre temas comunes, con 24 años de diferencia en las edad que decretan los DNI (con o sin chip), pero casi las mismas ideas. Es decir que:
A) o este tío es muy maduro,
o
B) 24 años después de mis primeros 24, sigo siendo un inmaduro.
Me inclino por la opción A, aunque no me inclino mucho, que todavía tengo resaca.
Total, que sabíamos que no nos iba a faltar apoyo, pero no imaginamos que habría tanta cara amiga y amigable entre el público, sobre todo porque el recital era un repaso mutuo a los poemas del los dos últimos años, leídos más de una vez en el BUKO.
Un mano a mano, decía, puesto en escena(como pudimos) a la manera de un diálogo alcohólico entre un camarero borracho (imaginen quién) y un cliente en el mismo estado de desconcertada, feliz y brujulera embriaguez. Había que ensayar, y lo hicimos,durante horas, de Mahou en Mahou) La foto de Cristina del Barco da fe de los preparativos previos, un mes y medio antes, para ponernos de acuerdo sobre lo que había que hacer. Ayer por la tarde, mientras ensayábamos, fuimos más previsores: íbamos quitando de la vista las botellas vacías, para que no se notara tanto la intensiva preparación para meternos en el papel, El caso es que cuando llegó la hora de levantar el telón (¿¿???), ya estábamos más que metidos en él y el rolo de borrachos a los dos lados de la barra nos salió, creo, bastante creíble. Es lo que tiene buscarse papeles que vayan con tu personalidad...
Total, que gracias a todos por estar ahí y seguir estando, la permanencia es una virtud poco frecuente en el barrio en el que vivo, uno redondo, achotado en los polos y con un agujero así de grande en la capa de ozono de la generosidad.
Gracias otra vez.
Entre lo poco nuevo que hubo, está este cadáver hecho a cachos mutuos durante semanas en internet, y terminado a las prisas el último día, como debe ser. Lo copio a continuación, las partes en cursiva son las de Escan y las otras mías, ¿o era al revés? En todo caso a quién coño le importa.
Nos vemos por ahí, por dónde las botellas son espejos que no juegan a ser conciencia, sino envases para mensajes que quieren irse de viaje.
confieso que he bebido
y no para olvidar quien soy
si acaso para recordar lo que no he sido,
he pasado del pasado que no fui a un futuro tan incierto
como estos dados que tiro
sobre la alfombra roja de una ruleta rusa adicta a apretar gatillos.
Pero me falla el índice de señalar a los demás
o se me acaban las balas o erro el tiro
y como blanco soy peor aún, porque me muevo,
confieso que he bebido
la vida a tragos de dos en dos
y de dios en dios me he cagado en lo divino,
ahora tengo estos dedos y este puñal
y también
un puñado de sueños perdidos
No me gusta despertarme
mataré a todos los gallos
déjame seguir soñando
que esto lleva a ningún sitio
porque en medio del camino
es donde siempre me hallo.
tengo mi par de adjetivos guardados
y un mar de palabras contra el olvido,
me defiendo mejor a escupitajos
y entre charcos
te confieso que he bebido.
no es que presuma de hacerlo
es que no puedo evitarlo
el sol prefiero beberlo
y los dolores, regarlos.
y así me sumerjo en mis propias lágrimas de calendario,
me ahogo siempre en cualquier espejo
y si pillo unos ojos, me emborracho.
La noche es una trampa con tacones
El día se embosca de semáforos
Los recuerdos acechan en los pechos
de los maniquíes
y todos su pezones me señalan
confieso que tal vez por eso he bebido
todo este rato contigo, amigo,
haciendo de esta barra otro peldaño,
de este trato otro motivo,
he aprendido que mirarte se parece a mirarnos,
que de puños pa dentro compartimos enemigos.
Me temo que solo soy un borracho acostumbrado
a veces lloro por nubes a las que no me he subido
me aprietan estos zapatos para no ir a ningun lado
me duelen los telediarios y los amores perdidos
me gustan mas las ventanas que las puertas con candado
¡Ah! Y confieso que he bebido
afilando colmillos desafinados,
evaporando lágrimas
de precipicio en precipicio,
de barra en barra
enderezando sueños
torciendo las esquinas
apagando los incendios
con las más pura gasolina

CONFESAMOS:
que por la ultima moneda de dos caras
que se quedo girando en el aire toxico de cualquier ciudad
Por todas las minifaldas /que han sido y serán
/la patria de otros ojos y el empaño de otras gafas
por la mitad de la mitad de las ganas de tirar aquél anillo por la borda
Por mi jodida vocación de maqueta del Titanic
y mi sed interminable de los Iceberg on the rocks
por el peón cuya casilla es un andamio, y por él andamos todos,
haciendo malabarismos con la rutina
porque de El principito /el amor domesticado me parecia una mierda,
y el tiempo no me ha cambiado: una mierda repito,
por nuestra puta vida, que es lo único que tenemos
por la muerte que se viene, bordada de enredaderas
por el siguiente big bang que ocurrirá en nuestro próximo brindis
por los agujeros negros de mi alma, si es que tengo
por la cínica realidad de reirnos en negro sobre blanco
y blanco sobre negro
por los sueños a cuadritos
por este dulce presagio, este codo a codo, este mano a mano
Por el miedo que me doy, por la clemencia que no pido
por ustedes
y por nosotros...

CONFIESO QUE HE BEBIDO

5 comentarios:

UB dijo...

¿Y dices que te llamas Fabrizzio?

Violeta dijo...

estuvo muy bien
:)
abrazos

Florecita Hippie dijo...

Ke nice es encontrar el huevo
izquierdo del talento

Saludos
XD

www.Gaby87.skyrock.com

amoremachine dijo...

confieso que ne gustó


y
además mucho.

tayler durden dijo...

es más o menos como tu lo has contado. bebimos y mucho. había que ganarse los honores.
perdone señor, pero es que los borrachos somos nosotros.
y tuve un par de sensaciones sobre el escenario, de mirarte y mirarme y mirarnos,
tampoco sé muy bien cómo describir esas cosas,
pero fue una de esas noches
que pasan
a mi historia.