viernes, 26 de agosto de 2016

Rien ne va plus!

Mueren los asesinos de tristeza.
Derrumba las ciudades un terremoto
de nostalgias malheridas.
En el fondo del mar un monstruo primigenio se despierta
con la catástrofe bailando
en sus tentáculos.

Las nubes lloran lágrimas de ácido.
Los traidores se convierten en tiranos.
Predicen lluvia de fuego los oráculos.

El fin del mundo acerca
y nosotros
nos sentimos capaces
de vencer al Apocalipsis
con poemas.

Somos patéticos.
Pero somos necesarios.

Los héroes de mañana
serán
los que derroten a los gigantes
con palabras esdrújulas
y versos que hagan real
un mundo mejor
que
hasta que nos atrevamos
a saltar sin red
seguirá siendo
un mundo
Imaginario.,

martes, 26 de julio de 2016

La mecha

Nunca sé
qué es lo que enciende la mecha del poema
ni si va a estallarme en las manos...

(Un poema de CON UN PÁJARO DE MENOS)

viernes, 17 de junio de 2016

Polvo de estrellas en un bote de colacao


Somos el error de un átomo
que le escribió un poema de amor
a la molécula equivocada.

Somos esperma de cometa
y óvulo de galaxia.
Somos polvo de estrellas
guardado en un bote 
de colacao.

Fueron necesarios un Big bang
y  millones de años de evolución
hasta que fuimos capaces
de robarle el fuego a los titanes
para inventar el Big Mac
y el cóctel molotov.

Somos entidades de carbono
capaces de crear
la bomba y el poema.
La gioconda y donald trump.
El esquirol y la huelga.
La ganzúa y la cerradura.
El porno y la telenovela.
El castigo y el pecado,
(después de disfrutarlo)

Sabemos tanto de perder que
casi
consiguen convencernos
de que ganar
es algo que ocurre siempre
en otro barrio.

Somos las que miran al cielo
y también
los que quieren arrancarle las estrellas
para adornarles el pelo.

Las  que donan vida
sin mirar a quién.
Y los que matan semejantes
por un trozo de tela coloreado

Somos estatuas de arena
luchando en el barro.

Ciegos que se leen
en las palmas de otras manos.

Somos hombres y mujeres
que en lugar de responder
se aman
preguntando.

Somos
desparejos y obstinados.
Patéticos.
Gloriosos.
Solidarios.
Desalmados.
Ingenuos.
Mentirosos.
Creativos.
Destructores.
Cobardes.
Arriesgados.
Prescindibles.
Necesarios.
Odiosos.
Enamorados.

Somos lo que cualquier Dios
pohibiría
por envidia

y tu madre
por si acaso.

Somos lo mejor y lo peor.

Somos
estúpidos
y estupendamente
humanos.