jueves, 28 de junio de 2018

Balance


Mis amigos
con los que hablamos de salvar
o destruir el mundo
pero nunca recuerdo
sus cumpleaños.

Mis amantes
a las que quiero libres
para que no me necesiten
o para todo lo contrario.

Mis hijos
auroras boreales
a los que solo dejaré
como borrador de herencia
los libros
que no me atreví
a terminar.

Mis ex
maravillosos trenes
con rumbo  al horizonte
de las que me bajé  siempre
en marcha
por culpa del pánico
que me producen las estaciones.

Las noches
del color de un cigarro
a punto de apagarse.

Toda la gente
en la que no aprendí
a quedarme.

Lo único que sé de mí
es que
me comparto
con tanta gente
porque no soy capaz
de darrne por completo
a nadie.

Que no
se culpe a nadie
de mi sangre.

Secretos

Cada vez que voy en tren
sospecho que
yo
no
voy.
Es el paisaje el que vuelve
y sabe un secreto
que no me piensa contar.

Lo sabe el resto de los pasajeros
la muchaha que atiende el bar
lo sabe el anacrónico revisor.

Lo saben todos.
menos yo.

Por eso
cuando el presupuesto
lo permite
viajo en avión.

lunes, 4 de diciembre de 2017

Lo que sobra. Un poema en Versos en Canal

https://youtu.be/fqJH5yGeNgQ

Y love Babel

Quiero cantarte 1 cancion
en 1 idioma
inventado solo para ti
tan para ti lo
que ni siquiera yo
lo entienda.

Y que tú hagas lo mismo.

Y que al tirar a 4 manos
todas nuestras palabras viejas
por el balcón de babel
sin contar quién pierde más
o quién tenia menos
nos digamos todos los silencios

dejemos de entendernos

y empecemos
por fin
a comprendernos.

sábado, 18 de noviembre de 2017

Programa

Deberíamos ser capaces
de crear
sólo con nuestras manos
un amor sin código de barras
un cariño no profesional
una confianza con ventanas al hoy
un pacto
para no tomarnos tan en serio
pero tomarnos con ganas.

Ir desnudos todo el tiempo
para evitar la tentación
de guardarnos nada en los bolsillos.

Abolirnos como propiedad privada.
Organizar en los balcones una reforma agraria.
Un país sin fronteras
que quepa en una cama.
Una revolución sin juramentos
para que no podamos traicionarla.

Y si no somos incapaces de cumplir
todos los puntos de este programa
retirarnos en silencio y asumiendo
que por lo  menos lo intentamos.

Recoger nuestras sonrisas
en los carteles de la calle.

Tomar el primer tren
con  destino a ninguna parte.

Conocer a alguien
para empezar a conocernos.

Y soñar
una vez más
con cambiar el mundo
al cambiarnos
mientras desalojamos
de todos los palacios
los inviernos.