jueves, 1 de septiembre de 2016

Demasiado pronto

DEMASIADO PRONTO

La felicidad es la mejor materia prima
para amasar desastres necesarios.
El miedo es la vacuna infalible para  evitar contagiarte con la vida.

El filo del sentido común provoca heridas extraordinarias.
La paciencia enciende fuegos
de los que se burlan los inviernos.

El dolor no enseña nada que no supieramos antes de quemarnos.
Desear a la mujer del prójimo era lo que haciámos sin mandamientos.

Todo lo que nos prohibian los carteles
oficiales era lo único que queríamos.

Aprendimos
demasiado tarde
que denasiado tarde
no existía.