martes, 27 de mayo de 2014

Canción para Trizia

Canción para Trizia

Yo que me creía un soñador,
ahora sé lo que es soñar despierto.
Lamo los paisajes de sudor
que pintó mi piel sobre tu cuerpo

Me convierto en diapasón,
y te escribo una canción
por dentro.

Tú  derramas el calor
y comprendo que el amor
es esto.

Hago con  mis dedos la revolución
que libera pueblos en tu sexo;
rompes los cristales con tu voz:
ya puede estallar el universo.

Tú tenías la razón
yo que siempre fui ficción:
no miento.

Falta la respiración
para cantar la pasión
que siento.

Y me das,
un abrazo de estrella de mar,
la razón de volver a empezar,
un diamante que arde
quemando la tarde
al brillar.

Y verás
que el vecino vuelve a protestar,
nos aplaude un borracho al pasar,
pero estamos tan lejos,
volando en espejos
y ni el tiempo nos puede alcanzar.


Yo no fui astronauta ni aviador.
Confundía el cielo con el techo.
Hago con caricias un avión
y aterrizo en uno de tus pechos.

Nunca sé en cuál de los dos,
le regalo al elección
al viento.

El pecado es redención,
y como soy pecador,
lo intento.

Me abrazas como a una salvación,
mientras yo feliz me estoy perdiendo.
Ocho meses para una canción,
no te has ido y ya estás volviendo.

Somos la celebración
del entierro del reloj
que ha muerto.

Nos vestimos de vapor
y sabemos que el amor
es esto.

Y me das,
un abrazo de estrella de mar,
la razón de volver a empezar,
un diamante que arde
quemando la tarde
al brillar.

Y verás
que el vecino vuelve a protestar,
nos aplaude un borracho al pasar,
pero estamos tan lejos,
volando en espejos
y ni el tiempo nos puede alcanzar.


Me convierto en diapasón
y te escribo una canción
por dentro...