lunes, 28 de marzo de 2011

Texto de un SMS que no te envié por falta de saldo

No sé cómo lo haces
eso que haces
de convertir una siesta en una fiesta
un despertar en ceremonia de ternuras
y una tarde domingo
en un picnic sin hormigas.

No sé cómo lo haces
eso que le haces
al tiempo para que pierda la gomina
estire las horas y baile en las agendas
mientras bailas sobre mí
tu danza de sirena.

No sé cómo lo haces
eso que me hace
creer otra vez en los milagros
y rezar desafiante entre tus piernas
a un dios que luce esa sonrisa
promisoria y satisfecha.

No sé cómo lo haces
eso que haces
al fumar besos con forma de trompeta
acariciar la noche porque la noche es gata
y estirarte de modo que conviertes
un bostezo en el pasado de un gemido.

No sé cómo lo haces
eso que nos haces
cuando desnuda te sonrojan mis piropos
te enroscas como una hiedra tierna
echas a la lavadora mis corazas
o fabricas mermeladas con tus penas.

No sé cómo los haces
eso que haces
                     pero
                            no
                               dejes
                                      de hacerlo
                                                     nunca.

(Del libro inedito "Empatar por goleada")

2 comentarios:

B.Art dijo...

Me gusta la combinación romantico-pornográfica de la que sueles hacer gala, le da un tono creíble a tus palabras, los excesivamente romantico-puros, esconden algo, no son de fiar... Saludos

Marinero en Marte dijo...

no dejes de escribir nunca poemas como éste.