viernes, 7 de diciembre de 2007

Esperando berberechos: se viene el poemario de José Naveiras


(Harto de quedar mal conmigo mismo por no escribir y publicar a tiempo las reseñas de libros que me inreresan y más si son de gente interesante (debo todavía la de Chamamé, de Leo Oyola, la de Plop, de Rafael Pineda, la de El universo de al lado, de mi "primo " Eduardo del Llano, de El Forro de Gsus Bonilla... total, que por una vez, en lugar de llegar tarde, llegaré antes. Su libro Poemas para bereberechos, saldrá ne enero, pero aquí va el comentario y prólogo, para que lo vayaìs encargando. Merece la alegría, que nunca la pena)



José Naveiras o la pregunta a tiempo

Podría decirse que José Naveiras es un hombre silencioso lleno de sonidos que, de cuando en cuando, deja salir a jugar al patio.
Y cuando vuelven, se han convertido en poemas.
Sus preguntas no agreden, provocan; y sus respuestas abren siempre otra ventana, por la que el lector se asoma y mira. Y se mira.
Es durante ese juego de miradas cuando se establece la comunicación, que en su caso, y por fortuna, no busca adoctrinar: sólo propone. Tal vez por eso, el lector de estos Poemas para berberechos caerá en la trampa tendida por el autor: decir sin estridencias para convocar la duda que enseña. Supongo que alguien mucho más importante que yo lo habrá dicho antes (y si no es así, debería), pero la tarea del poeta es dudar y contagiar esa duda; el poema es siempre la pregunta, aunque lo presentemos en forma de respuesta.
Y José Naverias lo sabe. La forma sin el fondo es una barca suntuosa que siempre hace aguas a la altura de la sala de máquinas, por eso sus poemas son canoas, y que cada uno escoja el ancho de la superficie a cruzar.
Conocí su poesía en las jam session del Bukowski club de Madrid, un ámbito en el que los poemas son sonidos que se trenzan en el humo. Y está bien que así sea. Estoy convencido (sin formación académica al respecto y, con perdón: me la suda), de que la poesía nace de la tradición oral, belleza junto al fuego, memoria rescatada para que la historia permanezca. Pero también es cierto que los poemas pasan por la prueba del algodón que es la lectura a solas, sobre el papel armado de palabra. Y en el caso de este libro, la experiencia agrega dimensiones, honduras de ciertos versos, y algún balcón al que apetece volver. Porque Navieras se formula las preguntas a tiempo, su tiempo y el del lector; sin corazas de extravagancia.
Cuando le duele el mundo, lo dice (Hoy no se juega y sin embargo/ las soledades siempre pierden); cuando le duele la vida, también (Aplico la medicación /a las heridas producidas /por los portazos de octubre); y cuando las preguntas se vuelven afiladas, las reparte, para no cortase solo ( ver Quién quiere a una polilla). Y cuando toca jugar, juega, con la palabras y los dolores observados desde el retrovisor (Retrataré tus realidades rotas / por rudos recelos ahora repatriados.), o se burla del propio sentimiento entre sublime y cursi que impulsa todo poema de amor, en presente o pasando –cuando son buenos es que son sublimemente cursis- como en Yo, ficus. Opta por poemas breves, una pregunta por vez, que así queda y retumba, y suele reiterar un verso como un tam tam que guíe al lector por la espesura de sus propias preguntas espejadas.
El amor, inevitablemente, es una revelación, una novedad con rumores de tormenta (Y apareciste disfrazada de viento /justo cuando puse a la venta/ todas mis antigüedades), pero es también, la ocasión de ser nuevo y volver a intentar lo más difícil (Quiero tener un elfo contigo. Pero yo no soy un elfo,y tú tampoco. /Pero quiero tener un elfo contigo /y poder echarle frutas/ cuando lo tengamos en el parque.)
No hay en este libro tristezas, pero le deberemos al autor, al acabarlo, dos tres maneras de nombrar esa nostalgia urbana que, la tardes en que llovemos por dentro, nos empuja a escribir o leer poemas. Sentimientos que nos son intercambiables, pero sí parientes cercanos. Porque, he de admitirlo, a mí también me hubiera gustado hacerle una traqueotomía a París Hilton.


Carlos Salem

2 comentarios:

pepeltenso dijo...

me sonrojo

Dani dijo...

Inauguro nuevo blog!!!

CRÍTICAS, ARTÍCULOS, ENSAYOS Y ANÁLISIS DE OBRAS LITERARIAS
en

http://lasgafasdepluton.blogspot.com/

Espero que os guste. Inaugura el mismo un ensayo sobre "Influencias literarias en Bob Dylan"