martes, 13 de marzo de 2007

Parte del mar

(Para Leo Zelada)

No podría hablarte del mar
amigo
si no te cuento que de pequeño ya soñaba
con tener rayos X en los ojos
para verles las bragas a las muchachas.

No podría escribir el poema que has pedido
sin agregar que nací lejos del mar
junto a un océano de trigo
y que ahora nado
como puedo
por tejados descoloridos.

O que una tarde en una playa de africa
el mar me dijo
que si me quedaba quieto
en el trabajo la pareja y el destino
alcanzaría la felicidad medida
que nunca había pedido.

No podría nombrar al mar sin sentir frío
o confesar que de todos los gigantes naturales
es el único que nunca me cantó
una nana de suicidio.

No sé que puedo contarte del mar
amigo
como no sea que cada noche que nado en él
desnudo
vuelvo a pensar que lo importante no es estar muerto
o estar vivo
sino aprender el pulso ajeno
el rumbo de los ríos
y por un instante
al menos
sentirte parte
de la sangre del planeta.

6 comentarios:

Juan dijo...

En tu línea y con la calidad de siempre. Por mas, me siento identificado, yo que nací y siempre he vivido lejos del mar....

Dani dijo...

reportaje del Buk esta noche a las 0.45 en telemadrid!

Lo siento. Me acabo de enterar!!

Leo Zelada Grajeda dijo...

Este poema me encanto.El mar lo es todo.Yo naci frente al mar y hace un año que no veo el mar.No sabes las ganas que tengo de ver el mar amigo.

En cierto sentido este poema me ha traido algo del aroma marino y por ello te lo agradezco.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Con qué exactitud contienes la fuerza de tus poemas.
Espléndido, como siempre.

carlossalem dijo...

Como siempre, gracias y perdón por no contestar ni visitar los blogs amigos con mayor frecuencia. Entre que no tengo internet y suelo tener resaca a la hora en que los ciber en los que se puede responder están abiertos, así voy, quedando mal con la gente que me hace más bien.
Y, Leo: el mar aquí no está tan lejos. Ya verás que en verano te bajas a la costa y te lo bebes todo con los ojos.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Eso espero Carlos.Por que cada vez que quiero ir al Mar pasa algo y no puedo ir.