domingo, 6 de enero de 2013

Dolor de cabotaje


Dolor de cabotaje






ganas de viajar fuera de las fronteras de esta baldosa gris,
en la que los pasos pesan
y la nieve sabe a plástico o a whoper.

las maletas llenas de gemidos que olvidaste
al salir sin cruzar aquella puerta,
porque ya te habías ido antes de irte.

y olvidarme el pasaporte en la ranura de tu escote
que contiene dos planetas
y una estrella cada uno,
aunque prefiero el izquierdo.

esas zapatillas de gastar caminos patagónicos,
cuando todavía no tenías rostro pero ya te dibujaba.

sin huellas digitales que estampar,
porque todas se te pegaron en la piel,
cuando tu tanga era mi bandera
y la aduana la puerta de algún bar.

me voy de viaje sin salir de casa,
a ver si me pierdo de una vez y para nunca,
 o logro facturarte como olvido
 y no como exceso de equipaje.

daré la vuelta al mundo en esta misma cama,
en la que hasta hace poco,
al mundo le dábamos juntos
vuelta y media.

Y cuando vuelva, quemado de otros soles,
aquí seguirán mi gato, mis libros por hacer,
mi sueño
y tú,invadiendo el sabor de todos los licores.

No hay comentarios: